ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.
martes, febrero 12, 2008

¿Dios me castiga?

Espetado por Sólo Héctor |

.

Jajajaja, aunque nunca he creído en la idea de un dios castigador... y aunque la idea del Karma me atormente, todo parece apuntar hacía la frase que suelo pronunciar:

No cabe duda de que si el destino existe, goza de sentido de ironía...

Como sabrán, estudio una maestría... y en esa maestría, comparto un cubículo con algunos compañeros. Uno de ellos es la causa de este post...

No sabría como describir el ambiente que provoca, pero los españoles dirían que es malaleche; veamos, entre sus atributos están el que es abiertamente antisemita -si, como si lo hubieran sacado de Alemania en la primera mitad del siglo pasado o del mismísimo partido NAZI-, posee un sentido del humor mucho más ácido que el mío y es el que le ha puesto apodos a todos los compañeros -por cierto, desconozco el mío-...

Cuando el llega siento como que la atmósfera se hace más densa...

Ayer, en un castigo divino -jajaja- me agarró para discutir, que digo discutir, que le explicara la teoría de la evolución... háganme el rejodido favor. Si, lo vi hace años en la primaria, secundaria y preparatoria, pero no soy paleontólogo ni biólogo evolutivo... Así que me puse -de acuerdo a mis limitados conocimientos y sin nunca haber leído el origen de las especies de Darwin- a tratar de entablar un dialogo acerca del tema. Mi impresión es de que se estaba haciendo el PENDEJO tratando de encontrar un punto en el que flaqueara, para entonces utilizarlo en mi contra -tal y como yo suelo hacerlo, pero yo soy menos mal pedo... bueno, eso creo-.

Llegó un punto en el que después de tres horas de conversación -cátedra- me hartó... la conversación llegó a un punto en el que de pronto dijo:

1 + 1 = 2

Ahí fue cuando mi momonería se expresó en toda su grandeza...

  • Defineme "1", después define que entiendes por "+", para terminar con lo que entiendes por "="...

Ese fue mi dialogo final del cual no logró sacarme por el resto de la noche...

1 es la unidad

  • Entonces ¿qué es la unidad?

+ es la adición

  • ¿qué es una adición?

Y teniendo en cuenta que en cuestiones lógicas casi nadie logra sacarme de mi terquedad, logré evadir ese diálogo incomodo...

Lo malo es que todos los días lo veo y convivo con él...

No se porque creo que ese fue el primer Round y la verdad con personas como él, no me agrada combatir intelectualmente...

¡Maldita sea! ¿Por qué tengo una vida tan rara? ¿Por qué no me tocó alguien con el mismo espíritu de investigación, pero con la sangre menos pesada?

.

2 Rumor(es):

Anónimo dijo...

ya sabes quien soy, ayer me preguntaste qué opinaba. Y dejame decirte que cada día vivido me confirma más que la rareza es justamente lo normal en esta vida. Entonces, disfrútalo o.... vuelvete normal jeje.

Anónimo dijo...

Bueno, que puedo decir si los dos estamos en el mismo cubículo y creo que tenemos la misma idea sobre este compañero.

Pero tu me caes infinitamente mejor. En otra peda, si es que la hay, tratare de que, el que salga golpeado sea él. JEJEJEJEJE