ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.
martes, septiembre 15, 2009

Conclusiones después de la Cruda Vol. 18

Espetado por Sólo Héctor |

.

Yo me vanagloriaba de no haber tomado nunca en alguno de los barsetes junto a Zacatenco. Hasta hace algunos meses así fue.

Yo me vanagloriaba de nunca haber vomitado en alguna borrachera. Hasta hace algunas horas así fue (y por si fuera peor, fue en un barsete de Lindavista (y aun peor, ni siquiera estaba MUY tomado, sólo unas cuantas cervezas)).

Estoy solo (mis padres están en la Veracruz), mi novia está en curso de respiradores (y mañana -día de asueto- no la voy a ver), no tengo escuela (sólo tesis que hacer). Creo que me hace daño no tener que rendir cuentas. Me apena aceptarlo, pero soy un pinche inmaduro que no sabe manejar su vida.

Mañana, en mi resaca, me detendré a pensar un poco mi vida.

.