ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.
miércoles, septiembre 09, 2009

An American Affair?

Espetado por Sólo Héctor |

.

Acabo de ver la película An American Affair (sí, la versión de este año (2009); ya que existe una homónima de doce años atrás (1997)).

La trama gira alrededor de un puberto (Adam), el cual está conociendo lentamente su sexualidad y tiene varios tropiezos en el proceso... uno de ellos es con su vecina, Catherine Caswell, la cual es una artista y una de las varias rumoradas amantes de JFK.

Catherine y Adam desarrollan una interesante amistad (no sean mal pensados, que no es The Reader), cuando él comienza a trabajar para ella en su jardín.

Catherine hermosa, con un pasado misterioso, un hijo muerto, un divorcio (en una época en la que aun no era bien visto), y un ex-esposo vinculado a la CIA. Adam no puede evitar sentirse fuertemente atraído por ella.

Me pareció intencionalmente lenta pero bien actuada, con una excelente selección musical (definitivamente el OST es un must), y un final que reafirma mi animadversión por las monjas.

Vale la pena para una tarde lluviosa de domingo y sin nada que hacer.


Ficha en IMDB:

.