ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.
miércoles, enero 09, 2008

¡No tengo cable!

Espetado por Sólo Héctor |

.

Nooooooooooooooooo... -imaginen mi cara de desesperación-

Ssssschale, que agringado, ni que fuera p'a tanto (o lo que es lo mismo: "No hay necesidad de exagerar, ni que fuera tan dependiente de la televisión por cable, como los habitantes de EE.UU.").

Cambiando de tema, la última vez que vi a la pizza vegetariana, fuimos al cine -como ya había comentado-, pero lo malo de ir al cine en este país, es que generalmente están dentro de centros comerciales. Así que mientras cruzábamos un mar de gente a través del Mall, se me salió uno de esos comentarios que solo hago cuando estoy con ella:

Chale, solo cuando vengo a lugares como éste, es cuando me siento paria de la sociedad.

A lo que ella amablemente reconoció como cierto en su caso también.

¿Pero por qué me siento como paria de la sociedad? Veamos que dice el drae:

  • Paria: Persona excluida de las ventajas de que gozan las demás, e incluso de su trato, por ser considerada inferior.

¿Inferior? ¿Ventajas que gozan los demás? Excluido del trato si soy, pero no por castigo, sino por deseo propio.

Muchas veces me he preguntado porque me alejo de la sociedad, pero otras tantas me pregunto porque no me alejo más. Generalmente poseo sentimientos ambivalentes en muchas cuestiones y esta no podía ser la excepción. Como decía en alguno de los blogs que suelo leer: "Lo que quiere un bloguero a fin de cuentas es atención", pero si desde éste punto hago una llamada a la sociedad, por otros, siempre pido silencio, paz y soledad...

¿Pero que es la ambivalencia? -nota al pie de página al estilo Olallo Rubio, quien a su vez, copia a los videos explicativos gringos de la época de la WWII-. En Internet podemos encontrar varias definiciones:

Estado de ánimo, transitorio o permanente, en el que coexisten dos emociones o sentimientos opuestos, como el amor y el odio. DRAE

La palabra ambivalencia es un cultismo acuñado en 1910 por el psiquiatra suizo Eugen Bleuler (1857-1939). Ambivalencia viene del latín y está formado ambi (ambos) y valentia, (fortaleza física). La ambivalencia es un estado en el que una persona experimenta sentimientos contradictorios. Bleuler es el autor de Dementia praecox y también acuñó el termino esquizofrenia. deChile.net

Coexistencia de sentimientos o actitudes opuestas con respecto a un objeto, una persona o una idea. Esta mezcla de estados de ánimo que se perciben simultáneamente puede ser transitoria o permanente. Encicloparadox

Presencia de actitudes abrumadoras simultáneas y contrastantes, ideas, sentimientos e instintos hacia un objeto, persona o meta; término cuñado por Bleuler quién diferenció tres tipos: ambivalencia afectiva, ambivalencia intelectual y ambivalencia de la voluntad. Lubrano.com

Y tambien pueden leer esto:

Las personas emocionalmente ambivalentes son más creativas, "Esto se debe a que las personas que sienten emociones mezcladas interpretan la experiencia como una señal de que están en un ambiente inusual, y reaccionan ante él usando sus capacidades de pensamiento creativas", explica Christina Ting Fong, profesora en la Universidad de Washington. Sólo Ciencia

Mi ambivalencia tiene un trasfondo histórico muy amplio, ya que está mas ligada al concepto de dualidad -el cual los Taoístas ya manejaban hace siglos con el famoso Ying-Yang-. Yo generalmente siento odio-amor por la mayoría de las cosas.

  • Amo a la televisión y al Internet porque abren mi mente a personas, lugares y conocimientos que tal vez nunca veré, pero pierdo mucho tiempo en ellos.
  • Como le explicaba a Fania: las mujeres de caracter fuerte me agradan-atraen-molestan-repelen, todo al mismo tiempo.
  • Amo a mis padres, pero no puedo estar mucho tiempo con ellos (y eso es malo cuando vivimos bajo el mismo techo).

Por si fuera poco, mi vida transcurre en ciclos de aproximadamente seis meses, entre el Ying (lo blando, lo oscuro, la pasividad, lo interior, lo inconsciente) y el Yang (lo firme, lo luminoso, la actividad, lo exterior, la consciencia). Así que para acabar este post sin pies ni cabeza, los dejaré con una cita de Chuang Tzu:

El Yin y el Yang resplandecen el uno en el otro, se estropean el uno al otro, se curan unos a otros, se destruyen mutuamente. Deseo y odio, rechazo y aceptación surgen sucesivamente; por lo tanto, las parejas entre macho y hembra se convierten en una ocurrencia regular. Seguridad y peligro intercambian lugares entre ellos, mala y buena fortuna se dan a luz recíprocamente, tiempos tensos y relajados luchan entre sí, reunión y dispersión conducen todo a la consumación. …El principio de seguirse uno a otro en sucesión ordenada, la propiedad de moverse alternadamente, volviendo cuando han alcanzado el límite, comenzando nuevamente cuando han finalizado –esto es innato en las cosas. (Tomado de Ying-Yang)

.

1 Rumor(es):

Anónimo dijo...

Me encontre con tus palabras entre el mar de cibernautas, me facinas, creo que eres mi media naranja, acidita como solo tu puedes ser, arrrooooooz