ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.
miércoles, diciembre 19, 2007

¿Los Caifanes?

Espetado por Sólo Héctor |

.

Si, una película emblemática para su generación, es la película de hoy.

Conocida en inglés como The Outsiders (no se en que se basaron para traducir el título ya que a mi no se me hubiera ocurrido como traducir algo tan regional, pero bueno...)

Esta es una de las pocas películas mexicanas que me gusta, ¿pero por qué? Porque logró transmitir el sentimiento de una época en su lenguaje característico, no como una adaptación absurda y barata del carnal de las estrellas.

Filmada en la turbulenta época de los años 60 en la ciudad de México, representa el eterno cuento de hadas en un paisaje urbano; un pobre -el Estilos (Oscar Chavez)- que con su guitarra, desenfado e irresponsabilidad, logra conquistar a una rica y aristocrática Paloma (Julissa).

Las actuaciones no son soberbias -mas bien caóticas-, pero el sentimiento de desorientación e inconformidad son bien transmitidos a través del diálogo y la fotografía. Por otra parte, la tensión social de la década, atraviesa al film casi como a un cristal y deja al espectador un trago amargo que no se alcanza a explicar ¿por qué?, pero está presente.

En la cumbre de la década, el infame Díaz Ordaz era el presidente de México y regía con mano dura. Este hecho hace aun más memorable la película, ya que el lenguaje usado en los diálogos, aun incomoda a los sectores mas ortodoxos de la sociedad; eso sin contar que en el clímax de la película le ponen un sostén a la Diana cazadora...

Esta vez, la frase memorable de la película le toca a Paloma pronunciarla:

¡Si, vamos a seguir haciendo mamadas!

Mamada en el termino de hacer desmadre (relajo), no en el termino de un sombrerazo popular (orgía), como el Azteca (Ernesto Gómez Cruz) llega a insinuarle a Jaime de Landa (Enrique Álvarez Félix)...

Otra parte interesante del diálogo, es cuando Jaime de Landa le pregunta en un inglés malísimo a Paloma después de que esta regresa de coquetear con el estilos:

Where were you?

Su pronunciación es tan mala, que no da ni risa: da pena, pero no estábamos tan agringados en 1967...

.

1 Rumor(es):

GEMÓ! dijo...

Esta pelicula es también de mis favoritas del cine sesentero... A mi parecer las actuaciones en general son ideales, pues creo que la idea era dar un matiz teatral a la pelicula. No puedo afirmar lo mismo de Oscar Chávez... pero de ahi en fuera Gomez Cruz, Sergio Jimenez y compañía hacen de la pelicula lo que es...

El lenguaje es precioso... lo disfruto muchísimo...

solo un acote.. creo que no dice exactamente mamada.. dice Jalada.. que pa'l caso es lo mismo...