ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.
domingo, julio 01, 2007

¿Mi madre y su sentido del humor? P. 2

Espetado por Sólo Héctor |

.

El post pasado causó uno de los comentarios mas acertados hasta el momento. Este comentario provino de una de mis excompañeras de la preparatoria con la cual aun continuo conversaciones esporádicas.

Luna, como la llamaré para mantener su anonimato, me hizo ver que me estaba refugiando en las faldas de mi madre, cual escolar de 5 años. No solo no me estaba haciendo responsable de mis acciones, pensamientos y sobre todo, de mis palabras; la estaba culpando a ella de mis procederes.

Para enmendar este error agregaré una frase la cual suelo decir:

- ¡Duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan!

Si lo recapacitan, es cierto. Pero cierto también es, que las reacciones provocadas por las palabras son responsabilidad de quien las pronunció. Aun cuando no desee o no pueda lidiar con ellas.

Una de las grandes verdades de la vida revelada en mi paso por la educación superior fue: si recibes una agresión verbal, no existe ninguna justificación para que la respuesta a esta, sea una agresión física.

Si lo recapacitan un poco -otra vez-, verán que también es cierto. Ejemplo:

Si alguien te dice:

-Idiota.

Tu le respondes:

-Imbécil (o simplemente lo tildas por loco y lo ignoras).

Pero si vas y golpeas, lo que estas demostrando es frustración e impotencia. ¿Por qué llevar la discusión al siguiente nivel (el físico)? ¿No es acaso denigrarse? ¿Cuántas peleas pudieron haberse evitado de esta forma?

.

1 Rumor(es):

Niobe dijo...

Cierto!

Pero es inverosímil (y bastante triste ) la cantidad de mentes débiles que en lugar de dirigir esa fuerza que emplean en la frustración, hacia el raciociono, cuántos problemas no resolveríamos.

Por cierto, si hubieras pasado antes a saludar, hubieras visto que he cambiado varias veces de libro.

Un beso muy grande de Niobe :P