ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.
lunes, marzo 16, 2009

¿Seducción subliminal?

Espetado por Sólo Héctor |

.

Hace algunos años leí un libro de mi madre: "Seducción subliminal". Desde entonces no veo la publicidad igual. A veces encuentro algunos comerciales muy ingeniosos, y otras tantas, me ofende que crean que puedo caer en sus redes con algo tan bajo.

El día de hoy, vía StumbleUpon me llegó un enlace a Brainz donde esta imagen aparece:


Dejando de lado la idea de que la mina está muy guapa, la idea de que el sexo me pude hacer comprar un MiniDisk (que por cierto poseo, pero que compré como un impulso antes de saber siquiera un poco del producto) me resulta repulsiva. En la imagen puedo ver muchas figuras fálicas: los aceiteros, el dispensador de gasolina, las botellas de refresco. Pero también se puede ver su contra parte femenina: la gran A con alitas, las recurrentes figuras triangulares (los brazos y piernas cruzados, el corte del vestido, la figura sobre la cabeza de la modelo), pues hasta la caja de Milky Way anda haciendo pensar mal a algunos cuantos... XD

El gran énfasis que se pone la zona púbica y los símbolos mencionados, tratan de hacer interpretar al cerebro que con un MiniDisk no obtendrás un status social mejor, sino lo que según Freud hace girar al mundo: Sexo.

Con eso de que ahora, hasta la gasolina ya es un símbolo sexual, ya no se sabe que esperar.

Si no es así, ¿por qué creen que la modelo tiene una mirada tan lasciva?, ¿por qué está oyendo un relato erótico de Valérie Tasso? Ja, no lo creo.


Por cierto, ya se me antojó un Milky Way (y mandar a arreglar mi MiniDisk).

:P

Disclaimer: Imagen tomada de Flickr.

.

4 Rumor(es):

ge zeta dijo...

Yo lo que creo es que eres un pervertido, jojojo! Lo único que sí se ve sexual es el slogan, y el minidisk ahí cerca de la entrepierna jojojo

Falazexy dijo...

Jijos, a mí lo de la seducción subliminal se me hace una gran tomadura de pelo para vender muchos ejemplares. Sí, podemos encontrar figuras fálicas o abiertas o caras de alien o elefantes en las nubes, pero creo que es a fuerza de imaginación. Hay mensajes mucho más evidentes en la publicidad que sí impactan de inmediato al receptor. Yo ya he llegado al punto en que casi estoy en contra de toda la publicidad del mundo, pero ya sé que es un mal necesario.

Hein? dijo...

.

En parte estoy de acuerdo contigo mi querida Falaz... como diría mi padre:

El que busca, encuentra.

Así que uno puede encontrar lo que sea mientras se quiera encontrarlo y se tenga la voluntad para buscarlo. Pero imágenes como esta, me hacen pensar mal de los publicistas. XD

.

Anónimo dijo...

Los ejemplos de seducción subliminal nos abrirán las puertas para mostrarnos atractivos e interactuar con facilidad con las mujeres.