ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.
sábado, enero 31, 2009

¿Robo?

Espetado por Sólo Héctor |

.

Todo lo que está sujeto a nacimiento está sujeto a cesación.

No es indicio de salud el estar bien adaptado a una sociedad enferma.


Ayer, aproximadamente a medio día me dirigía a la escuela, se me hizo peculiarmente tarde y tomé el camión que me transportaría a I.V. Todo pasó con la particular sobrecarga de tránsito que abunda últimamente por mi casa, antes de llegar al tramo de autopista que toma el camión me quedé dormido, sólo para despertar por unos gritos de amenaza de varios individuos...

Ahora si cabrones, ya se los llevó la chingada.

No sé que tantas cosas más habrán dicho pues como ya he mencionado, yo estaba adormilado.

Cuando alcancé a cobrar conciencia me dí cuenta de que era un asalto, pero durante un momento no supe si era realmente un asalto o si era esa nueva forma de pedir limosna: primero fingen que es un asalto y luego dicen que en el pasado eso es lo que hubieran hecho, pero que ahora han enmendado su camino y prefieren pedir dinero, apostando por la buena voluntad de las personas.

Por lo que pude percibir eran 3 individuos -aunque los pasajeros detrás de mí dijeron que eran 6-. El más gritón de todos (supongo que era el jefe y el que traía el arma de fuego), se paró justo al lado del conductor y desde su posición de mando, nos ordenaba entregar todas las cosas de valor sin oponer resistencia.

Hubo dos individuos que me abordaron, al primero le dí mi celular sin la menor oposición -ya que según yo, era lo de mayor valor que traía (no recordaba haber guardado $100 en mi billetera esa mañana)- y le dije: es todo lo que traigo. El tipo tomó mi celular y me ordenó sacar la billetera, acto seguido, se volteo a ordenarle lo mismo al tipo del asiento de junto, cuando regresó conmigo vio que tenía los mentados $100 y me dijo que se los diera: no queremos ni tarjetas, ni credenciales, sólo efectivo -patético: asaltado por criminales de poca monta-. Acto seguido, estiró la mano y me quitó mi mochila... pensé en objetar que únicamente portaba mis libros, pero creo que lo hizo como represalia por lo del billete, desde mi punto de vista no ganaba nada en llevársela ya que ni siquiera pesaba, no creo que pensara que llevaba una laptop, se veía supervacía.

El primero pasó sin decir más y el segundo se presentó un tanto más agresivo, no me dirigió la palabra pero me esculcó el bolsillo izquierdo del pantalón; no sé porque sólo ese, si hubiera buscado en el otro me hubiera quitado 10 miseros pesos más.

Cuando alcé la mirada pude ver como el primer individuo usaba mi mochila como bolsa para guardar todo lo que les quitaba a los otros pasajeros, mientras el segundo individuo, al esculcar al pasajero detrás mío, logró encontrarle algo en los bolsillos. Con que te querías pasar de listo, ¿verdad cabrón?. Después de decir eso se puso pecho tierra buscando, la gente suele tirar los celulares o dinero con la intención de proteger sus bienes.

Cuando se hubieron satisfecho en su búsqueda, obligaron al chofer a orillarse y descendieron sin más.

...


Abrí esta entrada con dos citas interesantes. La primera es un pensamiento buddhista sobre la Transitoriedad y la segunda es de Zeitgeist: Addendum.

Algo que he aprendido de los buddhistas es a evitar el apego a los bienes materiales, no me dolió en lo más mínimo dar el celular -me duele pensar que tendré que gastar dinero en comprar otro-, tampoco me dolió ver como se llevaban mi mochila -aunque dentro estuvieran cosas preciadas para mí-, al fin de cuentas yo estoy bien. No me pasó nada, ni siquiera estaba asustado... estaba como ausente, lo veía como cuando veo cualquier otro de los episodios casi irreales de mi vida.

Sólo por ocio haré el recuento de los daños:

  • Dos sándwiches (uno dulce y otro salado)
  • Un par de gafas de sol (que poseía desde la preparatoria)
  • Una mochila (que también poseía desde la preparatoria)
  • Un paper sobre la historia del estudio de la fatiga (espero que lo lean (si es que pueden, porque está en inglés y dudo que sepan) y que aprendan algo, a ver si dejan de robar a la gente)
  • Mi memoria flash USB de un Gigabyte (que poseía desde mediados de la carrera)
  • Mi libro de La Teoría del Todo que me había regalado mi sobrino Luigi en navidad (del cual sólo me faltaban 15 pags. para terminar y yo lo había calificado como el mejor regalo de intercambio que me habían dado)
  • Un block de notas
  • Una pequeña libreta que usaba para anotaciones rápidas
  • Plumas, lapicero, lápiz y un par de clips
  • Crema para los labios (sí, se me resecan mucho)
  • El estuche rígido de mis lentes de aumento
  • Manos libres del celular (el cual se encontraba en la mochila)
  • Celular (junto con los números telefónicos de mi familia y amigos, fotografías a las cuales no les había hecho respaldo... en pocas palabras, una cuarta parte de mi vida; como he dicho anteriormente, mon putain portable era mi reloj, despertador, radio, reproductor de mp3 y miniconsola de video juegos)
  • $100MXP

Finalmente debo decir que no, yo no estoy bien adaptado ni a gusto en esta sociedad enferma. En este momento parece que ya me encuentro mejor... mis nervios por el incidente se dispararon hasta el cielo, ya he dejado de comer compulsivamente y espero mañana ver el SuperBowl con tranquilidad.

N.B. Suelo ser muy cuidadoso con mis cosas, por esa razón me duran mucho tiempo y, agregando que no me importa la moda o estrenar continuamente, pues suelo mantener y usar mis posesiones hasta que quedan totalmente inservibles.

.

4 Rumor(es):

naan dijo...

Lo lamento muchísimo... el hecho es que no te hicieron daño. A mí me han robado dos veces, la primera de ellas todavía no llevaba gafas todo el día, las llevaba a ratos, y como me robaron el bolso entero pues se llevaron mis gafas también. Pero aún así, lo peor de todo es la violencia, yo me asustaría muchísimo...

ge zeta dijo...

Lo bueno es que estás bien. Por eso no me gusta el DF. Lo malo son todas las cosas que has perdido, con mucho valor sentimental para ti.

Y toda la gente estaba tan ausente como tú?

Saludos, y cuídate mucho

Gabriel Castillo dijo...

Amo el DF pero, dios, si me hacen eso muero, mi mochila es mi tesoro mas sagrado, pern en altos nivelss jajaj, bueno un saludo llegue aqui por chismes.

Falazexy dijo...

Me emputa oír estas historias, honestamente. Me encabrona que estemos expuestos a esto a diario. Me enloquece saber que nuestro consuelo es pensar que no te pasó nada (que sólo significa, fiu sigues vivo y completo). Desafortunadamente, lo que te roban no son objetos, sino la confianza. Pero sí, aquí decidimos vivir y eso es parte del show.

Te mando un gran abrazo. El afecto nadie nos lo puede robar.