ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.
lunes, mayo 12, 2008

¿El arte del engaño?

Espetado por Sólo Héctor |

.

El arte del engaño resultó ser tu mejor don
y no digas que no, lo conoces a la perfección.
Conocí que es el perdón, en nombre de un tal amor
pero la traición fue la flecha que atravesó mi corazón


Tuve un sueño. Para ser precisos tuve dos: el primero hace un par de años, el segundo hoy en la mañana.

El primero fue de los que se tiene con los ojos abiertos. Son los sueños con los que planeas, imaginas, ilusionas... Son los que suelen ser más productivos, pero al romperse, son los que causan más dolor.

El primero de mis sueños fue de los que suelen estar relacionados con el enamoramiento y esa falsa ilusión de que todo va a estar bien; de los que te hacen construir castillos en el aire y planear una vida, que muy difícilmente se llevará a cabo. El segundo fue de los que se tiene al estar dormido -y no me refiero al adormecimiento que produce el amor-. Esos sueños que rara vez recuerdo al despertar, pero cuando lo hago, me dejan un sabor de boca extraño todo el día. El segundo de mis sueños está ciertamente relacionado con el primero, o más exactamente, con el sentimiento residual que provocó al romperse.


Y ya te habías tardado en inyectarme tu veneno.
He caído de tu cielo y no he chocado con el suelo.
Pero solo quiero y pido, seguir estando vivo
para verte darte cuenta del error que has cometido.


Uno de los problemas de ser raro -y no me estoy desviando del tema-, es que se tienen relaciones raras -y me refiero a todo tipo de relaciones-. Una de esas relaciones provocó los dos sueños que describo hoy: ella, who must not be named, me enseñó a perdonar... y a veces creo que lo hizo solo para perdonarla por el daño que nos hicimos, pero sería otorgarle demasiado crédito -y no estoy siendo ardilla-.

Es bastante conocido -y no solo por los trabajos de Freud-, que los sueños suelen expresar deseos, miedos, preocupaciones, obsesiones y otros sentimientos. Al parecer who must not be named aún provoca ciertos sentimientos de molestia tanto consciente, como inconscientemente.


Se que no fui bueno demostrando sentimientos,
pero siempre he sido rudo, frío y duro como el hielo.
Me hundiste en el infierno y la verdad no me arrepiento
porque sé bien que te amé hasta el último momento.


Y no, no estoy triste, solo es el sentimiento residual que ya había mencionado más arriba.

Disclaimer: Fragmentos de letra de El arte del engaño del Cartel De Santa.

.