ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.
jueves, enero 03, 2008

¿Mr Bean?

Espetado por Sólo Héctor |

.

La comedia de Mr. Bean es más física que oral -uy si, que descubrimiento, el tipo nunca dice nada-, heredero de Buster Keaton y Charlotte; los escritores, plenamente conscientes de ello, les hacen un homenaje en la película de hoy:


Rowan Atkinson -a quien Emma de Caunes en los extras del DVD lo llama todo un caballero inglés-, trae nuevamente al legendario Mr. Bean.

Mi primer contacto con este maestro del efecto dominó fue hace casi 10 años cuando miraba por cable la serie homónima. Su total falta -pero innecesario- uso del lenguaje oral, junto con su desorientación, tacañería e imaginación para salir de todas las situaciones en las que se mete, me cautivaron profundamente. Ahora, en ésta su segunda película -si, la primera no fue muy promocionada pero si existe-, me entretuvo bastante -sin contar la crítica de mi tía de que no es mas que un episodio largo-, el propósito de una comedia es hacer reír y si lo logra, no importa que medios use.

Como Mr Bean no habla mas que lo mas necesario con algunos si o no. Esta vez no haremos frase memorable, sino escena memorable:

Mr Bean actuando O Mio Babbino Caro de Puccini


Ps. ¡Ja!, yo lo quería, así que ahora ¡Hace frío! -no excesivo, pero si divertido... por lo menos para mi; nada que una tasa de café y guantes no alivie-.

.