ADVERTENCIA

.

Este blog tuvo su nacimiento, desarrollo y muerte. Resucitó por un tiempo, pero lo he vuelto a matar.

Cerré el acceso por un tiempo con la firme intensión de borrarlo, pero la señorita Ángela Pablo dice que una cosa es cerrar una cuenta de twitter, y otra más grave, borrar un blog. Creo que tiene razón, como dice ixcolai: ¿qué estudiarán los antropólogos del futuro? Pues tal vez lean blogs. Así que lo dejo aquí, como muestra de lo alguna vez que fui, pero ya no soy más...

Los rumores dicen que ahora me pueden encontrar por acá:

http://estoyllenodedudas.wordpress.com/


...


Dejo la vieja advertencia de este blog, ya que continua siendo válida:

Escribía en español, inglés, francés y mal catalán porque me agradada hacerlo. No soy galo, catalán o anglosajón. Y si crees que soy mexicano sólo porque nací en este país, te reto a que definas tu concepto de nación y por lo tanto de nacionalidad.

Las expresiones aquí mostradas fueron un reflejo de mi estado de ánimo al momento de escribirlas, y si lees profundamente, verás que mi estado de ánimo cambia como menguante es la luna.

Si te sientes ofendido por alguna idea expresada en esta página, recuerda que "duras no son las palabras, frágiles las mentes que las interpretan".

¿Quedó claro? Si no es así, deja un comentario en la entrada del conflicto (junto con tus datos) y me comunicaré contigo a la brevedad.

.

.

La pregunta de muchos será: ¿y esto qué? ¿qué importancia tiene?

Tal vez ninguna para ustedes, pero para alguien que ha tenido problemas religiosos puede interesarle.

Por mi parte, como un 80% (más o menos) de la población mexicana, fui bautisado católico unos días después de nacer... a la edad de doce años me declaré ateo y anti-religioso... a la edad de 18 años era bastante positivista, pero empezaba a encontrar ciertas dudas lógicas sobre mi ateísmo y a los 22 años hice las pases con dios, pero no con la religión en la que fui bautisado. Digamos que soy un apóstata cualquiera. Afortunadamente no soy musulman y no vivo en un pais árabe, donde la apostasía se castiga con la muerte según el corán.

¿La religión es mala? Puede serlo y horriblemente mala; pero también puede ser buena, como diría Alejandro Jodorowsky: todo depende de como se utilice. Si utilizas la religión como un medio para sanar, como en el caso de los tan usuales refugios cristianos para drogadictos y alcohólicos, donde muchos de ellos encuentran un poco de esperanza y logran enderezar el camino de su vida; pero los que no, aun así reciben atención, cuidados y alimentación sin pedir nada a cambio. Todo esto impulsado por las palabras de un profeta que sus seguidores decidieron elevar a dios (se las consecuencias que tiene decir esto, pero reto a los cristianos a darme una prueba de lo contrario, yo necesitaría meter la mano en la herida). Si eso no es bueno según la concepción moral más generalizada, no se que pueda serlo.

Mas, ¿qué me dicen del "Ministerio de la fe" o por su anterior nombre "La santa inquisición"?, una abominación humana que pretendía, como muchas otras organizaciones, decirle al mundo que hacer, que leer, ¡incluso como pensar!

Si alguien necesita de otras personas y escritos para que le indiquen como acercarse a dios, por mi esta bien. En mi caso, llegué a un acuerdo con mi concepción de deidad y mi deidad parece estar de acuerdo, ya que hasta el momento no me ha reclamado nada...

.